jueves, 18 de diciembre de 2008

¿Y por qué?


Junto a la playa, con un sol impresionante:


- No me dices cosas bonitas…¿Me quieres?
- Si.
- ¿Por qué?


Agacha la cabeza, y con la mirada fija en el suelo, contesta: No lo sé.
Seguidamente se hace un pequeño silencio, y mientras me mira de reojos, susurra: Eso es lo bonito.

No es necesario que las palabras bonitas broten de sus labios continuamente, aunque de vez en cuando me guste escucharlas.
Permanecer a mi lado cuando lo necesito, escucharme, o simplemente mirarme, es el regalo que cada día me ofrece. Es el regalo que cada día necesito.

2 comentarios:

Manolo Navarro dijo...

... y es cierto; lo mas hermoso de querer es no saber porqué; ya que dentro de esa sensación se esconde la pureza más absoluta de ese hermoso y peligroso sentimiento; sin intereses, sin egoismos, sin falsedades... sencillamente se quiere.

Un beso y Feliz Navidad.

PD: tienes una hermosa mirada fotográfica; cultívala y podrías llegar a ser una gran fotógrafa.

More kisses

Leticia Navarro dijo...

Para cuándo algo nuevo???